viernes, octubre 13

Esperando el churrasco

Me puse a pensar, ayer, mientras volvía del trabajo caminando porque por alguna razón el bondi no venía y no tenía ganas de plantarme una hora esperándolo cuando podía rodar esas calles.

En realidad, lo pienso desde antes, pero el verdadero razonamiento lo hice ayer.

Esto respecta a los últimos post en dónde le doy con un palo a esa persona que me llenó los ovarios.

Y post hace, post que remueve las víboras viscerales cascabeleantes.

Pero llegué a una conclusión que hasta yo misma me sorprendí, y voy a explicar a continuación:

Posiblemente mientras leas esto pienses ¿quién mierda te crees si no tenés un titulo que te avale como especialista en psicología? No hace falta un título para analizar comportamientos, si, para dar diagnósticos. Y si bien lo que diré a continuación pueden sonar a tales, no lo son. Son opiniones, conclusiones que saqué al plantear mi posición en éste tablero al cual llamamos relaciones.

Cuando todo se desencadenó, cuando esta persona optó por alejarse, con esas idas y venidas, con esos arranques de estoy pero no estoy, no comprendía.  Voy a ser sincera, a mi me dan cierta "cosa" los que tienen problemas mentales y sentimentales. No pregunten porqué, simplemente pasa, y no puedo estar cerca de personas desequilibradas mentalmente porque me doy cuenta y me pongo de MUY mal humor.

Y eso también ocurre con las personas ultra sensibles.  No comprendo cómo es que un sentimiento puede controlarlas al punto de llorar días y días, aislarse, lesionarse…y un largo etc. Esa inestabilidad…ese no saber…

Me saca.

Simplemente me saca. Hay días que puedo tolerarlo más que otros, o mejor dicho, siento más empatía.

Entonces, en estos días, al ver la reacción de ésta chica ante todo lo que le habíamos dedicado con “Ella”, me dije ¿qué mierda le pasa?

¿Se piensa que con hacerse la rebelde, la “agitadora”, va a conseguir esa atención que no puede conseguir siendo amiga?

¿Qué pretende con sus encuestas intentando desestabilizar el trabajo de otros? (bien o mal hecho)

¿Qué gana apareciéndose en reuniones de agrupaciones que le chupan un huevo?

¿Qué?

Hasta que lo entendí.

Ella no busca ser la contraría, demostrar que vale y que cometieron un error en dejarla ir, en darle la espalda (aunque nada de eso ocurrió más que en su cabeza). No, y tampoco se trata de atención. Siquiera de la “mala” atención que puede generar en sus antiguos amigos y compañeros de militancia.

Todo esto es un escape.

Quiere escapar de lo que siente, de lo que sintió y de lo que va a sentir.

Porqué como dejé claro en el post en dónde me cagaba en ella, le aterra sentir.

Posiblemente, en alguna parte de ella, sea de manera consiente o inconsciente, piensa que es mejor entretenerse peleando con esos demonios externos que desea desesperadamente tener, que pelear con los internos.

Es mucho más fácil, para todos, enfrentarse a un enemigo externo, por que ese…ese no conoce todas nuestras debilidades. No tiene acceso a nuestros miedos mas profundos, a las inseguridades que nos dejan en carne viva y nos resquebrajan rompiéndonos en mil pedazos hasta que de nosotros queda solo un cúmulo de polvo.

Es más fácil echarle la culpa a él, por no corresponderla, por no amarla como ella hubo deseado. Es más fácil maltratar a una amiga y luego negar todo. Es más fácil, tomarme como un demonio mal hablado que solo sabe herir y que sabe como despertar…que enfrentarse a si misma.

Por que eso hace uno cuando va a terapia.

Yo no sé qué concepto tendrán los que leen esto del psicoanálisis, pero a mi me funcionó. Y no, no voy a sentarme una hora a hablar de los problemas que me generan los demás y como solucionarlos…no. Voy a reparar mi comportamiento ante esos problemas externos, porqué los otros no son el problema, soy yo. Yo ante eso que me generan. YO SOY EL PROBLEMA.

Y me tengo que hacer cargo.

Y trabajarme.

Y quererme día a día, así de imperfecta.

Porqué todos tenemos demonios que nos despiertan. Que nos dicen: no podes, no debes, no sos suficiente. Nunca vas a serlo. 

Que intentan ahogarnos en inseguridades y en pérdidas.

Pero hay quienes podemos gritar más fuertes que esas voces.

Hay quienes preferimos ignorarlas demostrándoles(nos) que SI podemos.

Porqué todos tenemos demonios.

Todos.

Y quien diga que no, miente.

O no es humano.

Así que , sería mejor que usases esa energía en pelear contra esos demonios internos, y no con nosotros, que somos circunstanciales. Somos nosotros como podrían ser muchos otros.


Acá, tu peor problema sos vos misma y espero, en este momento de empatía que tengo, que puedas arreglarte.

3 comentarios:

  1. ...interesante.
    Me gustó. Da que pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que irse a pensar a nuestra fosa oceánica, que esta calientita, y hay Moras y TT´s.

      Eliminar
    2. Ohhhh si... Que bien vendría ahora

      Eliminar