viernes, marzo 21

La trama chicle

 ... o el arte de cagarla a adrede 


Sucede que hablando con una colega del Fandom llegamos al tema de las tramas que se estiran a más no poder y la idea que en un primer momento parecía la acertada, una novedad, lo in de lo top, ahora no es más que la sombra de la última idea perdida en el baúl de las ideas -valga la redundancia- que no deben ser llevadas a cabo por que son una basura. Recurrimos a este baúl por desesperación, porque nos trabamos, porque queremos seguir alimentando el monstruo popular que hemos creado.

¿Cuál es el límite?

 ¿Cómo no damos cuenta que estamos yéndonos al diablo estirando la historia hacia dónde no se debe?

Porque nos guste o no, toda historia tiene un comienzo y un final (abierto, cerrado o la cantidad de matices que existen en el medio).

¿Tenemos derecho a destrozar nuestra creación con tal de continuar en la cresta de la ola?

Valdría aclarar que la vida de las historias en cuanto a popularidad, hablando de la buena y merecida, tiene que ver con la originalidad con la que se tratan temas no explorados y o también temas cliché bien encaminados.

Presentamos una idea, la desarrollamos, los lectores se unen a la aventura sorprendiéndose por los giros de tuerca, la tensión, la originalidad, la espontaneidad, los personajes. Y de repente…el encanto se desvanece.

El apoyo bajo nuestros pies se esfuma dejándonos a una enorme distancia del suelo y la caída es dura.

Atontados nos levantamos y miramos hacia los lados. Perdidos.

 ¿Qué demonios pasó?

Primero no hay que generalizar, muchas veces la falta de apoyo no se debe a la baja calidad de los capítulos y de la trama, sino a los lectores, que por X ó Y ya no dejan mensajes o se tardan en hacerlo. Ellos como nosotros, tienen una vida, obligaciones, familiares, amigos. Y es como cuando una deja el libro que está leyendo en la mesa de luz, o sobre el escritorio: no va a agarrarlo hasta poder disfrutarlo tranquila y hay veces que ese momento se retrasa en contra de nuestros propios deseos y necesidades.


Pero sucede también, que (y se aplica a películas, libros, series, etc) lo que podría incluirse en reducidas cantidades, se disgrega en tantas partes que el relleno que hay que colocar alrededor para sostenerlo devora lo importante dejando un gusto amargo en el lector o espectador. Un ejemplo de esto es cuando en una temporada de serie televisiva, colocan sucesos dispersos en distintos capítulos pudiendo resumir esas situaciones en muchas menos emisiones. ¿Me explico?

Con los fics pasa lo mismo y si el lector es bueno, lo ve. Lo ve y con el tiempo se aleja. Que así como hay lectores cheerleaders también hay quienes ponen mucho se sí actualización tras actualización para ver como continua la historia que tanto le atrapa.

Pero uno se cansa, se cansa de leer cosas que no terminan de cerrar, que al final de cada capítulo nos deja con cara de: ¿WTF, a dónde quiere llegar con todo esto? Y nos sabe a pérdida de tiempo. Si, triste pero cierto.

 Se supone que uno lee para enriquecerse espiritualmente, para viajar a otros lados, para perderse y encontrarse (según como lo veo), y leer algo que no me ha causado ni fu ni fa, que no me ha hecho pensar…pues, para eso me pongo a perder la vida leyendo la guía telefónica.

¿Cómo se puede combatir con este mal tan común en cualquier fandom?

 Haciéndole caso a la historia y cuando ya vemos que las escenas finales aparecen en nuestra cabeza, no las evitemos ni neguemos creyendo que tenemos tiempo, que faltan cosas por contar.

Hay veces que no puede ponerse todo lo que deseamos en un solo relato. Y debemos dejar de lado nuestra necesidad para dejarle paso al derecho de la trama de ser como desea, como debe ser.

 Porque podría compararse tranquilamente con meter muchas cosas en una sola maleta, al final, o es imposible de cerrar o es peligroso de abrir.

Recuerden…menos es más. Es solo un consejo, un punto de vista.

4 comentarios:

  1. Se le llamó música chicle a la música popular muy muy careta que era así de dulce y que te daba caries.
    Ah, no, era bubblegum... creo... bueno, CHICLE.
    Todos los artistas de los putos esos de Motown que explotaban al joven Michael y a sus hermanitos (junto con su padre, claro).
    A mí me pasó. Seguir una historia y comentar de forma activa hasta que llegó un punto en que junté tantos momentos WTF que tuve que dejar de leer.
    La gota que culminó todo fue, era un Daryl/OC, Daryl agarrando chocolates de una supply run para regalárselos a su chica... QUÉ ES ESTO, dije, oh my god. Huí.
    Me da verguenza haber participado de esa historia... pero tenía tantos seguidores que dije "debe ser buena".
    Todos nos mandamos una cagada que requiera cagada a palos.
    I'll take it.
    Y de ahí viene mi trauma con los personajes originales...
    Psicoanálisis mode off.

    pd: Este tipo de entradas de opinión de este mundo fanfictionero son geniales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chicle es chicle, punto. Jajajaja
      Tocaste un excelente punto, cuando las historias son buenas hasta que de repente, derrapan mal y se van por la tangente. Pero ojo, una le va dando oportunidades, es por eso que nos comemos varios WTF antes de abandonarla. Creemos en ese fic pero al final, hasta que termina rompiendo nuestro el corazón fanfictionero.
      Por lo que he visto, los fics que tienen seguidores a montones, en realidad, están repletos de cheerleaders, sino, no se explica cómo historias medianamente buenas a mediocres, puedan tener tantos lectores y mensajes. Que claro, no resaltan por su viveza.
      Si, los O.C son un problema, porque son tan moldeables, que el autor termina por darle un montón de buenas cosas que al final terminan jugándole en contra. Y en TWD ni hablar, hay un montón que además copian los diálogos de la serie y agregan alguna que otra cosita, con su OC de turno, y lo suben como si fuese de propia autoría.
      La verdad, todos los fandoms son un puterío.
      Fin
      P.d: ;) ¡Me alegra que te guste!

      Eliminar
  2. Sí, chicle es lo que son. De tanto masticar y masticar, al final, a este tipo de tramas se les termina acabando todo el sabor, o sea, se vuelven insípidas.

    A mí me da la impresión de que ni siquiera el autor tenía muy claro qué era lo que quería contar en su historia y él mismo termina perdiéndose. Incluso son capaces de recurrir a las prácticas más bajas y desdeñables con tal de mantener a su público cautivo, como casar a los personajes y continuar el relato a través de sus hijos. O si no, se van por las ramas, agregando escenas inecesarias que nada aportan ni se justifican. Están ahí, me atrevería a decirlo, para complacer al lector, y no por el bien de la trama. Y es verdad lo que dices. A veces no puedes incluir todo en un sólo relato. Al fin y al cavo, el que mucho abarca, poco aprieta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Disculpa la tardanza, la Universidad me tiene desaparecida.
      Concuerdo con lo que dices, las tramas mal llevadas por tratar de abarcar demasiado son muy comunes, no dan tiempo a que el argumento de desarrolle como debería, a que los personajes crezcan como deben. Es como comerte un helado a las apuradas, tarde o temprano te va a dar dolor de cabeza.

      Y es cierto, muchas veces el autor comienza la historia a las apuradas, sin tener un concepto mínimo de hacia dónde se dirige. Ojo, no soy partidaria de tener cada punto y carta sobre la mesa, cosa de tener diagramada la historia de principio a fin, pero ponele que hay cosas que quiero que sucedan, que sé cómo llegar a ello, que veo como terminan.

      Si hay algo peor que una mala ortografía son los capítulos puentes seguidos. Esperar capitulo tras capitulo, la escena, y solo recibir escenas vacías de contenido que en realidad, no hacen a la historia. Es una técnica que no muchos conocen pero que unos cuantos ponen en práctica lo cual es bastante absurdo.

      El interés de los buenos lectores (hablamos de aquellos que ven los puntos buenos y malos de una historia por que se toman el tiempo de entenderla) no va a radicar en si pones más escenas lemon o si juntas a determinados personajes, obvio que es parte del todo, pero le van a tener cariño al todo en general, no al despilfarro en particular. ¿Me explico?

      Ahí también entra mucho en juego la calidad del lector, pero ya ese es otro tema.

      ¡Mil gracias por comentar! ¡Y repito: lamento mucho la tardanza!


      Eliminar