jueves, marzo 20

El fandom viste de review

Cuando el divismo se sube a la cabeza


En general, la actitud diva no solo se adjudica al ámbito de la moda o musical, en dónde los egos chocan entre sí así como la necesidad de ser los únicos que brillan en el escenario.

No señores, el divismo puede presentarse en cualquier circunstancia y en el día de la fecha hablaremos del mismo que hay en el fandom.

Hablaré de lo que conozco, y si bien, Harry Potter ha sido mi segunda casa durante muchos años, no fue hasta llegar a The Walking Dead en dónde tuve una animada participación en el fandom. Vaya a saber por qué pasó, pero estoy segura que uno de los factores influyentes es que TWD fanfom Fanfiction es pequeño. Si, pequeño. En comparación de Harry Potter, El señor de los anillos, Los juegos del hambre.

Pero no estamos exentos, oh no, de esos escritores que se piensan el centro del mundo y que pobres de ellos, o los amas o los odias.

Bu.
Bu.
Bu.

¿Cómo se desencadena el divismo?

Admitámoslo, todos corremos peligro de padecerlo, viene de la mano con los reviews. Esos malignos y sensuales mensajitos que pueden hacer crecer el ego de cualquier hasta llevarlo a la estratosfera, en donde, compite con nuestra cabeza para ver cual explota primero.

Pero ojo, no cualquier tipo de review, sino, del tan conocido: review cheerleader.

 ¡¿Qué es eso?! Preguntaran algunos. Bueno, son tan dañinos como el “contipliz” pero con un mensaje subliminal debajo de la manga, el cual dice: eres el dueño del mundo. MUAJAJAJAJA

 Y la única razón de su existencia es hacerle saber al escritor pobre muerto de hambre, que alguien más colgado y muerto de hambre que él (pelagato, además) , está dispuesto a seguirlo al fin del mundo. Si, y esta es una verdad, si no hay seguidores no hay lideres, y si bien el ego de los autores cumple una función importante, la estupidez del seguidor termina de darle forma.

Es así como fics mediocres tirando a buenos tienen un montón de seguidores que actualización tras actualización, en vez de analizar la trama que se desarrolla en la historia, dejan un montón de palabras alabadoras que ni hacen ni deshacen absolutamente nada y que sirven solo para subir el contador de mensajes.

 Posiblemente ocurra que muchos de esos lectores que nos dejan reviews inflándonos el pecho, piensen que es lo que buscamos. Que como autores, queremos reconocimiento y que a nuestro paso tiren flores y brillitos, y puede ser que para una porción de los usuarios, sea cierto.

 Hay muchos que escriben solo para ser populares. Pero habemos quienes lo hacemos por amor al arte, es lo que nos apasiona, es en cierta medida, lo que somos.


 Pero ¿Qué ocurre cuando todo ese trabajo que uno hace se ve opacado por el brillo superficial de las historias pobremente contadas? Si me lo hubiesen preguntado hace un par de años, en el comienzo de mi carrera como escritora, diría que está mal, que no es justo. Que si me esfuerzo en presentar algo limpio, sin errores ortográficos, con una trama de estructura y una narración aceptable, me da por el forro del Universo que tonterías reciban más atención que lo mío.

 Pero ya esta altura, luego de tanto años dentro de varios fandoms, en realidad, la verdad que yo he encontrado para mi (y cada uno es responsable de encontrar la propia) que no vale la pena fijarse en lo que hacen los demás. Ellos, son ellos, y si a esos seguidores cheerleaders les gusta la basura, pues allá su tema. Yo no lo consumo y es suficiente.

 Dirán entonces ¿a qué quieres llegar con todo esto? Bien, en realidad es como una carta, a ese usuario que se cree lo más porque su historia es la más comentada, que graciosamente, es la victima de problemas que no buscó y que tienen cero compañerismo para con sus iguales.

Sí, hay de ese tipo en The Walking Dead, aún siendo chiquito, aún despertándose. Hay gente así. A la cual, aparentemente, lo único que les interesa es quedar bien con sus lectores, adjudicándose vaya a saber qué antorcha que –a falta de otras palabras, y sepan disculpar la redundancia- vaya a saber quién se la dio. Y de paso, quieren hacerse los pobres huerfanitos abandonados para que incluso, aquellos que le han hecho mal (copiando, plagiando, insultando) terminen por amarla/o.

Hay que hacerse cargo de lo que se dice y de lo que se hace. Sino, somos unos hipócritas doble cara. Y al final, el fanfom termina sufriendo por que se generan situaciones innecesarias. 

Y no da, el fandom, es de todos. Cada uno de los que participa deja un granito de arena. Hay quienes se bajan una playa y presentan historias largas, otros, ponen una pequeña caja de arena. Pero todos, son importantes. Ir por la vida esperando que los demás solucionen nuestros problemas, ir por la vida no respetándose a sí mismo (ni a los lectores) al presentar historias cero satisfactorias, dejarnos cegar por esos amienemigos reviews que nos aseguran que somos lo mejor de lo mejor, nos deja como mediocres, no como grandes apasionados por lo que hacemos.

Y para quién crea que hablo desde la envidia, es libre de pensar lo que quiera. Yo sé cuál es mi lugar, lo he construido durante años, quién me lee, sabe quién soy porque me conoce a través de lo que escribo.

 Todo lo demás…Já, todo lo demás es cartón pintado.

4 comentarios:

  1. Me queda mucho por aprender... pero poco a poco iré tambien creando mi propia historia como fiker y tomando mi lugar.
    Espero que no sea el de diva... jeje.
    Me encanta el articulo en especial porque ¡Alguien tenía que decirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un camino, no sé cuan largo por que para cada uno es diferente, pero es un camino. Está en cada uno decidir quienes queremos ser dentro del fandom.
      Y también dependera de nuestras fortalezas y debilidades, después de todo, si nos ponemos a pensar, hacerse el/la pobrecito/a se relaciona con una larga lista de inseguridades reales.

      Eliminar
  2. ¿review cheerleader? Buena forma de describirlo. Esta clase de comentarios los conozco muy bien, siempre me han desagradado. Principalmente por la manera exagerada de elevar al autor por encima del resto de los mortales, cuando en realidad sus trabajos son tan mundanos como cualquiera. O sea, no es para tanto.

    Recuerdo que antes también me preocupaba la cantidad de reviews que fueran a tener mis historias. Pero nunca a tal extremo de escribir sólo para complacer al lector. Aunque sí encontraba injusto que otros, que ni siquiera parecían esforzarce en redactar correctamente o pensar en una trama más elavorada, tuvieran el reconocimiento de tantos seguidores. Simplemente, no podía entenderlo.

    Sólo con el tiempo, y a medida que fui madurando, me di cuenta que esto no era importante. Al final, es uno quien decide a que clase de público desea llegar, y ahora comprendo que mi target no es la gran mayoría. Quizás lo que cuenta sea ser fiel a uno mismo, y escribir una historia, no con el afán de ser popular, sino porque crees que merece la pena ser contada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los creadores de review cheerleaders abundan, de eso no hay duda. El problema viene, cuando en una historia que te parece mediocre, intentas dejar una crítica. Me ha ocurrido no hace mucho, dejar un mensaje en un fic que era una oda al mal gusto, lleno de errores de argumento y una Mary Sue que daba arcadas a cada palabra que decía (o pensaba). Y la verdad, no pensaba dejarle nada, no suelo perder el tiempo con personas que ya de por sí, veo que quieren comerse al mundo, pero bueno. Lo dejé. Su respuesta, a falta de ser (nunca hubo respuesta en sí) me dejó con un: Estás son peor que un creador de Review Chearleaders. Estás son autoras cheeleaders.

      Es penoso, a esta altura de la vida, tener que enfrentarme a colegialas que poco entienden de la vida, así que tomándomelo con humor, me reí hasta cansarme del apodo que me pusieron: hater.

      Personas así, hacen posible la mediocridad en un medio que aún siendo creado por fan para fans, merece el respeto de cualquier otro arte. Escribir no es fácil, hay unos cuantos que creen que así es, pero no. Y tener ideas tampoco lo es.

      Como bien dijiste, habrá tramas que peguen más en el publico que otras, ahora, eso no sirve para medir absolutamente nada. Gustos son gustos. Ahora, bien cabría decir, que muchas tramas con pocos lectores no solo tienen pocos - valga la redundancia- solo por que el tema puede no interesarle a muchos, sino porque es complicado de entender. Y es obvio, que en cerebros cheerleaders, que nada tienen para brindar, no van a hacer mella.

      Y es cierto, el tiempo te da la madurez para sobrellevar la injusticia que se crea alrededor de estas cosas. Bah, como injusticia no, pero no es grato ver mediocridades populares retroalimentando mentalidades básicas, y esas mentes, teniendo la posibilidad de enriquecerse, prefieren seguir consumiendo mediocridad.

      Y no lo podrías haber dicho mejor: hay historias que MERECEN ser contadas. Pocos o muchos, esas palabras van a calar en alguien y al final, esa es la magia.

      Eliminar